EL ARGUMENTO LIBERTARIO CONTRA LOS DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL 

    – Roderick T. Long –     

“Sería interesante descubrir cuan lejos una visión seriamente crítica de los beneficios a la sociedad de la ley de derechos de autor […] tendría la oportunidad de ser públicamente declarada en una sociedad en la cual los canales de expresión son tan ampliamente controlados por personas que tienen un interés velado en la situación existente”

-Friedrich A. Hayek, “Los Intelectuales y el Socialismo”

Una controversia entre libertarios

  El estatus de derechos de propiedad intelectual (derechos de autor, patentes y semejantes) es una cuestión que ha dividido a los libertarios por mucho tiempo. Notables libertarios tales como Herbert Spencer, Lysander Spooner y Ayn Rand fueron fuertes defensores de los derechos de propiedad intelectual. Thomas Jefferson, por otro lado, era ambivalente en esa cuestión, mientras libertarios radicales como Benjamin Tucker el último siglo, y Tom Palmer el siglo presente, rechazan totalmente los derechos de propiedad intelectual.

  Cuando libertarios del primer tipo encuentran un propuesto derecho de propiedad intelectual, ellos ven otro ejemplo de la justa reivindicación de alguien sobre el fruto de su trabajo. Cuando libertarios del segundo tipo se encuentran con la misma cosa, ven un ejemplo más de un desmerecido privilegio monopolístico concedido por el gobierno.

  Yo acostumbraba a ser del primer grupo. Ahora estoy en el segundo. Me gustaría explicar por qué pienso que los derechos de propiedad intelectual no están justificados y como fines legítimos actualmente buscados a través del recurso de los derechos de propiedad privada pueden ser asegurados por medios diferentes y voluntarios.

El argumento histórico

  Los derechos de propiedad intelectual tienen un pasado manchado. Originalmente, patentes y derechos de autor eran concesiones de un puro y simple privilegio monopolístico. A una imprenta  le podía ser atribuido un “derecho de autor” por mandado real, lo que significa que solo tenía permiso de imprimir libros o periódicos en un distrito concreto; no había presuposición de que el derecho de autor se originaba del autor. De forma semejante, a aquellos con influencia política le puede ser atribuida una “patente”, i.e., un monopolio exclusivo sobre una mercancía, independiente de haber tenido algo que ver con su invención. Los derechos de propiedad intelectual tuvieron su origen en el privilegio gubernamental y en el proteccionismo gubernamental, no en el recelo de proteger los derechos de los creadores en relación a los frutos de sus esfuerzos. Y la abolición de patentes fue uno de los slogans de los “Levellers” del siglo XVII (posiblemente los primeros libertarios).

  Ahora, eso por sí solo no prueba que hay algo errado con los derechos de propiedad intelectual como nosotros los conocemos hoy. Un pasado desagradable no es un argumento decisivo contra un fenómeno; muchas cosas útiles y valiosas surgieron de inicios sospechosos. Pero el hecho de que los derechos de propiedad intelectual fueron originados de la opresión estatal debe al menos hacernos parar y ser muy cautelosos antes de adoptarlos.

El argumento ético

  Éticamente, derechos de propiedad de cualquier tipo tienen que ser justificados como extensiones del derecho de los individuos de controlar sus propias vidas. Así, cualesquiera supuestos derechos de propiedad que estén en conflicto con esa base moral – como por ejemplo el “derecho” de poseer esclavos – son inválidos. En mi juicio, los derechos de propiedad intelectual fallan al pasar esa prueba. Hacer cumplir leyes de derechos de autor, así como leyes semejantes, es prevenir a las personas de hacer un uso pacífico de la información que ellas poseen. Si usted adquirió información de forma legítima (digamos, al comprar un libro), entonces ¿sobre que base le pueden impedir usarla, reproducirla o intercambiarla? No sería eso una violación de la libertad de expresión y prensa?

  Puede ser objetado que la persona que originó la información merezca derechos de propiedad sobre ella. Pero información no es una cosa concreta que un individuo pueda controlar; es un universal, existiendo en las mentes y en las propiedades de otras personas, y sobre esas el creador no tiene legítima soberanía. Usted no puede poseer información sin poseer a otras personas.

  Suponga que yo escriba un poema y que usted lo lea y lo memorice. Al memorizarlo, usted efectivamente creó una copia en “software” del poema al ser almacenado en su cerebro. Pero claramente yo no puedo alegar ningún derecho sobre esa copia ya que usted continua siendo un individuo libre y autónomo. Esa copia en su cabeza es suya y de nadie más.

  Pero suponga ahora que usted prosiga transcribiendo mi poema, al hacer una “copia impresa” de la información almacenada en su cerebro. Los materiales que usted usa – bolígrafo y tinta – son su propiedad. El modelo de información que usted usó – o sea, su memoria almacenada del poema – también es su propiedad. Entonces ¿como la copia impresa que usted produce a partir de esos materiales puede ser alguna cosa que no suya para publicar, vender, adaptar o tratar de otra forma que le agrade?

  Un ítem de propiedad intelectual es un universal. A menos que creamos en Formas Platônicas, universales como tales no existen, excepto en la medida en que ellos son percibidos en sus muchos ejemplares particulares. En consonancia con eso, yo no veo como alguien alega que posee, digamos, el texto de La Rebelión de Atlas, a menos que eso equivalga a una alegación de poseer toda copia física de La Rebelión de Atlas. Pero la copia de La Rebelión de Atlas en mi estante no pertenece a Ayn Rand y a su patrimonio. Ella me pertenece a mí. Yo la compré. Yo pagué por ella (Rand probablemente recibió royalties de la venta y yo estoy seguro que no fue vendido sin su permiso).

  La defensa moral contra las patentes es aún más clara. Una patente es, en efecto, una reivindicación de propiedad sobre una ley de la naturaleza. ¿Y se Newton alegara poseer el cálculo o la ley de la gravedad? ¿Tendríamos que pagarle una tasa toda vez que usáramos uno de los principios que él descubrió?

”…el monopolio de la patente […] consiste en proteger a inventores […] contra la competencia por un periodo largo lo bastante para extorsionar a las personas una recompensa inmensamente excesiva al trabajo medido de sus servicios – en otras palabras, en dar la ciertas personas el derecho de propiedad por algunos años de leyes y hechos de la Naturaleza y el poder de extorsionar tributos de otros por el uso de esa riqueza natural, que debería ser abierta a todos”

(Benjamin Tucker, Instead of la Book, By a Man Too Busy te lo Write One: La Fragmentary Exposition of Philosophical Anarchism (New York: Tucker, 1893), p. 13.)

  Los defensores de las patentes alegan que las leyes de patentes protegen la propiedad solo de invenciones, no de los descubrimientos (De la misma forma, defensores de derechos de autor alegan que las leyes de derechos autorais protegen solo implementaciones de ideas, no las ideas en sí). Pero esa distinción es artificial. Las leyes de la naturaleza vienen en varios grados de generalidad y especificidad; si es una ley de la naturaleza que el cobre conduce la electricidad, no es menos ley de la naturaleza que esa cantidad de cobre, dispuesto en esa configuración, con esos materiales así dispuestos, hacen una batería que funciona. Y así todo.

  Suponga que usted está atrapado en el fondo de un barranco. Tigres diente de sable hambrientos están aproximándose. Su única esperanza es rápidamente construir un dispositivo de levitación que yo inventé recientemente. Usted sabe como funciona, porque compareció a una conferencia pública que yo di sobre ese tema. Y es fácil de construir, muy rápidamente, con los materiales que usted puede encontrar en el barranco.

  Pero hay un problema. Yo patenté mi dispositivo de levitación. Yo lo poseo – no el modelo individual que yo construí, sino el universal. Así, usted no puede construir su medio de fuga sin usar mi propiedad. Yo, malvado viejo avaro que soy, me niego a dar mi permiso. Y entonces los tigres cenan bien.

  Eso destaca el problema moral con la noción de propiedad intelectual. Al reivindicar una patente para mi dispositivo de levitación, yo estoy diciendo que usted no tiene permiso de usar su conocimiento para conseguir  sus fines. ¿Con qué derecho?

  Otro problema con las patentes es que, cuando se refiere a las leyes de la naturaleza, incluso las razonablemente específicas, las oportunidades son bien altas de que dos personas, trabajando de forma independiente, pero haciendo uso del mismo conocimiento previo de partida, pueden dar con la misma invención (descubrimiento) de forma independiente. Aun así la ley de patentes concederá arbitrariamente derechos exclusivos al inventor que llegue primero a la oficina de patentes; al segundo inventor, a pesar de haber desenvuelto la idea solo, le será prohibido comercializar con su invención.

  Ayn Rand intenta refutar esa objeción:

“Como una objeción a las leyes de patentes, algunas personas citan el hecho de que dos inventores pueden trabajar de forma independiente por años en la misma invención, pero uno va a ganar al otro en la carrera a la oficina de patentes por una hora o un día y adquirirá un monopolio exclusivo, mientras el trabajo del perdedor será totalmente desperdiciado. Ese tipo de objeción se basa en el error de igualar potencial y realidad. El hecho que el hombre podía haber sido el primero no cambia el hecho de que no lo fue. Una vez que esa es una cuestión de derechos comerciales, el perdedor en un caso de ese tipo tiene que aceptar el hecho de que al buscar el comercio con otros debe encarar la posibilidad de que un competidor venza la carrera, lo que es verdadero para todos los tipos de competición”.

(Ayn Rand, Capitalism: The Unknown Ideal (New York: New American Library, 1967), p. 133.)

  Sin embargo, esa respuesta no funciona. Rand está sugiriendo que la competición para llegar primero a la oficina de patentes es cómo cualquiera otro tipo de competición comercial. Por ejemplo, suponga que yo y usted estamos compitiendo por el mismo empleo y usted acaba siendo contratado simplemente por qué llegó al entrevistador antes de yo. En ese caso el hecho de que yo podría haber llegado allí primero no me da ningún derecho de reivindicación sobre el empleo. Pero eso es porque yo no tengo derecho al empleo en primer lugar. Y una vez que usted consigue el empleo, su justa reivindicación al empleo depende únicamente del hecho de que su entrevistador decidió contratarlo.

  En el caso de las patentes, sin embargo, la historia debe ser diferente. La base para la reivindicación de un inventor para la patente de X es supuestamente el hecho que él inventó X (De lo contrario, por qué no dar derechos de patentes sobre X a cualquiera que se dejase caer por la oficina de patentes, independiente de nunca haber siquiera oído acerca de X?). Registrar la invención de alguien en la oficina de patentes debería documentar el derecho de esta persona, no crearlo. Luego, sigue que la persona que llega a la oficina de patentes en segundo  lugar tiene exactamente el mismo derecho que aquel que llega primero – y eso es ciertamente una reductio ad absurdum de toda la noción de patentes.

  El argumento económico

  El argumento económico para derechos de propiedad comunes depende de la escasez. Pero la información no es, hablando técnicamente, un recurso escaso en el sentido requerido. Si A usa algún recurso material que lleva a poseer menos de ese recurso a B, entonces necesitamos un mecanismo legal para determinar quién puede usar lo que y cuando. Pero la información no es así; cuando A adquiere información, eso no disminuye la parte de B, entonces los derechos de propiedad no son necesarios.

  Algunos dirán que tales derechos son necesarios a fin de dar a los artistas e inventores el incentivo financiero para crear. Pero la mayoría de los grandes innovadores de la historia operaron sin el beneficio de leyes de derechos autor. De hecho, las leyes de derechos de autor suficientemente rigurosas habrían hecho sus realizaciones imposibles: grandes dramaturgos como Eurípides y Shakespeare nunca escribieron una trama original en sus vidas; sus obras-primas son todas adaptaciones y perfeccionamientos de historias escritas por otros. Muchos de nuestros mayores compositores, como Bach, Tchaikovsky e Ives, incorporaron en sus trabajos las composiciones de otros. Así apropiación ha sido por mucho tiempo una parte integral de la legítima libertad artística.

  ¿Es creíble que los autores no tendrán motivación para escribir a menos que les sea dada la protección de derechos de autor? No mucho. Considere los centenares de miles de artículos colocados en internet por sus autores diariamente, disponibles para cualquiera gratuitamente.

  ¿Es creíble que las editoriales no se preocuparían en publicar trabajos sin derechos de autor, por miedo a que una editora rival apareciese y arruinara su monopolio? No mucho. Prácticamente todos las obras escritas antes de 1900 están son dominio público y aun así obras anteriores a 1990 aún son publicadas y aún venden.

  ¿Es creíble que los autores, en un mundo sin derechos de autor, serán privados de su remuneración por su trabajo? Nuevamente, improbable. En el siglo XIX, los autores británicos no tenían protección de derechos de autor bajo la ley americana y, sin embargo, recibían royalties de editoriales americanas.

 En su autobiografia, Herbert Spencer cuenta una historia que debería ilustrar la necesidad de derechos de propiedad intelectual. Spencer había inventado un nuevo tipo de cama de hospital. Basándose en motivos filantrópicos, decide hacer de su invención un regalo para la humanidad en vez de reivindicar una patente. Para su desánimo, ese generoso plan le salió por la culata: ninguna empresa estaba dispuesta a producir la cama, porque en ausencia de un monopolio garantizado creyeron muy arriesgado invertir dinero en un producto que pudiera ser abaratado por la competencia. ¿Eso no muestra la necesidad de leyes de patentes?

  Yo creo que no. Para empezar, el argumento de Spencer parece exagerado. Al final, las empresas están constantemente produciendo itens (lechos, sillas, etc) para los cuales nadie posee una patente exclusiva. Dejado a un lado; aceptemos la historia de Spencer sin pelear por minucias. ¿Qué es lo que eso prueba?

  Recuerde que las empresas que rechazaron la cama de Spencer en favor de otros usos de su capital estaban escogiendo entre producir una mercancía para la cual ellos tendrían un monopolio y producir una mercancía para la cual ellos no tendrían un monopolio. Antea esa elección, ellos optaron por la mercancía patentada como la opción menos arriesgada (especialmente a la luz del hecho de que ellos tendrían que competir con otras empresas que, de forma semejante, poseían monopolios). Así, la existencia de leyes de patentes, como otra forma de legislación proteccionista, dio a la mercancía patentada una injusta ventaja competitiva contra su rival sin patente. La situación que Spencer describe, entonces, ¡es simplemente un artefacto de las propias leyes de patentes! En una sociedad sin leyes de patentes, la cama filantrópica de Spencer no estaría en desventaja en comparación con otros productos.

El argumento basado en la información

  A pesar de no ser nunca justificadas, las leyes de derechos de autor probablemente no causaron muchos daños a la sociedad hasta la Era de los Ordenadores. Pero ahora se están convirtiendo en esposas cada vez más caras para el progreso humano.

  Considere, por ejemplo, el “Project Gutenberg”: un maravilloso esfuerzo voluntario sin fines lucrativos para transferir el máximo posible de libros para formato electrónico y hacerlos disponibles en internet gratuitamente (para informaciones sobre el “Project Gutenberg”, contacte con el director del proyecto, Micheal S. Hart, en hart@vmd.cso.uiuc.edu). Infelizmente, la mayoría de las obras incluídas hasta ahora son pre-siglo XX – para evitar los horrores de las leyes de derechos de autor. Así, las leyes de derechos de autor actuales están trabajando para restringir la disponibilidad de información, no para promoverla (y el Congreso, al mando de las industrias de publicación y grabación, está actualmente actuando para extender la protección de derechos de autor para durar casi un siglo después de la muerte del creador, así asegurando que solo una minúscula fracción de la información existente estará públicamente disponible). Sin embargo, modernas las comunicaciones electrónicas están simplemente comenzando a hacer las leyes de derechos de autor imposibles de ser aplicadas; o al menos imposibles de ser aplicadas por cualesquier medios que no sean la toma de internet por el gobierno – y tal amenaza horripilante al futuro de la humanidad sería claramente una cura mucho peor que la enfermedad. Leyes de derechos de autor, en un mundo donde cualquier individuo puede instantáneamente hacer miles de copias de un documento y enviarlas para todo el mundo, son tan obsoletas como  lo serían las leyes contra “voyeurs” y “mirones” en un mundo donde todos tuvieran visión de rayos-X.

La primera historia de Tolkien

  He ahí aquí una historia que ilustra un poco la innecesaria irritación que las leyes de propiedad intelectual pueden causar.

  Muchos años atrás, el vanguardista animador de cine Ralph Bakshi decidió hacer una película de la trilogia de fantasía de J. R. R. Tolkien El Señor de los Anillos. O, en vez de eso, él decidió dividir la trilogia en dos películas, ya que la obra es realmente muy larga como para caber fácilmente en una única película.

  Entonces Bakshi comenzó con El Señor de los Anillos (Parte Uno). Esa película cubrió el primer volumen de la trilogia y parte del segundo volumen. La segunda película era para cubrir el resto del segundo volumen y también el tercer volumen entero. Para hacer la primera película, entonces, Bakshi necesitaba comprar los derechos de los dos primeros volúmenes y fue eso lo que él (o, presumivelmente, su estudio) hizo.

  Pero Bakshi nunca llegó a hacer la segunda película (probablemente por qué la primera película acabó siendo menos exitosa financieramente de lo que se había anticipado). Entra Rankin-Bass, otro estudio. Rankin-Bass había hecho una película animada para la televisaón de un romance anterior de Tolkien, El Hobbit. Ellos estaban interesados en hacer lo mismo con la segunda parte del Señor de los Anillos, que no había sido filmada por Bakshi.

  Pero había un problema. El estudio de Bakshi tenía los derechos de los dos primeros volúmenes de la trilogia. Solo los derechos del tercer volumen estaban disponibles. Entonces la continuación de Rankin-Bass (lanzada como El Retorno del Rey) acabó, por necesidad, cubriendo solo el tercer volumen. Aquellos eventos del segundo volumen que Bakshi no había filmado fueron simplemente perdidos (Ni siquiera flashbacks de los eventos de los dos primeros volúmenes fueron permitidos – a pesar de que flashbacks del Hobbit si que podían integrarlos, por qué Rankin-Bass tenía los derechos del mismo).

 Catálogos de vídeo ahora venden El Hobbit, El Señor de los Anillos y El Retorno del Rey como un único paquete. Pero los telespectadores no familiarizados con los libros quedarán un poco confusos. En la película de Bakshi, el maligno mago Saruman es una fuerza inminente que debe de ser enfrentada; en la continuación de Rankin-Bass él siquiera es mencionado. De forma semejante, al fin de la película de Bakshi, Frodo, Sam y Gollum están viajando juntos; en el inicio de la continuación de Raskin-Bass los encontramos separados, sin explicación. Las respuestas están en la porción del segundo volumen que no fue filmada, que faena con la derrota de Saruman, la traición de Frodo por Gollum, la batalla de Sam contra Laraña y la captura de Frodo por los Orcos. No son eventos sin importancia. Pero gracias a las leyes de propiedad intelectual, el telespectador no pudo saber sobre ellos.

  ¿Sería eso una catástrofe? Yo supongo que no. La unidad y continuidad estética de una obra de arte fue desfigurada, en consonancia a los requerimentos de la ley. Pero eso era solo una película animada para la tele. ¿Y qué?

  Y qué, tal vez. Pero mi historia sirve para lanzar dudas sobre la idea de que los derechos de autor son un baluarte de la expresión artística. Cuando una obra de arte vuelve a reformular material creado por otros (como la mayoría del arte históricamente hizo), las leyes de derechos de autor pueden colocarle una camisa de fuerza.

  Alternativas a los derechos de Propiedad Intelectual: algunas formulaciones

  Puedo haber dado la impresión, hasta ahora, de que los derechos de propiedad intelectual no sirven a ninguna función útil. Esa no es mi posición. Yo creo que algunos de los fines para los cuales los derechos de autor y las patentes han sido ofrecidos como medios son perfectamente legítimos. Pero creo que esos fines serían mejor atendidos por otros medios.

  Suponga que yo pirateo su trabajo, coloco mi nombre en él y lo comercializo como mío. O suponga que yo reviso su trabajo sin su permiso y lo comercialice cómo suyo. ¿Yo no habría hecho nada malo?

  Por el contrario, yo definitivamente cometí una violación de derechos. Los derechos que yo violé, sin embargo, no son los suyos, pero si los de mis clientes. Al vender una obra de una persona como si fuera la obra de otra, estoy timando aquellos que compran la obra, tan cierto coméis yo vendiese bistecs de soja como bistecs de carne o viceversa. Todo lo que usted necesita es comprar una copia (entonces puede alegar ser un cliente) y hacer un proceso de acción colectiva contra mí.

  Hay otras opciones legales disponibles a los creadores de productos intelectuales. Por ejemplo, muchos productores de “software” pueden y colocan medidas de protección en sus programas o exigen que los compradores firmen contratos acordando en no revender el “software”. De la misma forma, emisoras de tv de pago distorsionan sus señales y entonces venden decodificadores.

  Ninguna de esas técnicas es infalible, obviamente. Un pirata suficientemente engañoso puede normalmente descubrir cómo superar la protección contra copias o decodificar una señal. Y contratos de venta condicional no colocan ninguna restricción en relación a terceros que llegan al “software” de otra forma. Aun así, al hacer más difícil piratear sus productos intelectuales, tales empresas consiguen disminuir la cantidad total de piratería, se mantienen en el mercado y se lucran.

  Más ¿y si yo prosigo y comercializo su trabajo sin su permiso y sin ofrecerle parte alguna de los beneficios? ¿No hay nada malo con eso? ¿Nada se puede hacer al respeto?

  En el caso descrito, no creo que lo que yo hice sea injusto. O sea, no es una violación de los derechos de nadie. Pero es de mal gusto. Violar los derechos de alguien no es la única forma en la que alguien puede hacer algo errado; la justicia no es la única virtud.

  Pero la justicia es la única virtud que se puede hacer cumplir de forma legítima. Si yo logro al piratear su trabajo, usted tiene una legítima reivindicación moral contra mí, pero esa reivindicación no es un derecho. Así, no se puede usar coerción de forma legítima para garantizar su cumplimiento. Pero eso no significa que no se pueda hacer cumplir por otros métodos voluntarios.

  Una considerable protección para creadores de productos intelectuales puede ser alcanzada a través de conformidad voluntaria. Considere el fenómeno del “shareware”, en el cual creadores de “software” suministran sus productos gratuitamente a todos los nuevos clientes, pero con la exigencia de que aquellos que consideren el programa útil envíen una tasa nominal al autor. Presumivelmente solo un pequeño porcentaje de usuarios pagará; aun así, ese porcentaje debe ser lo suficientemente grande como para mantener el fenómeno del “shareware” funcionando.

  Pero, existen formas más organizadas y efectivas de asegurar conformidad voluntaria. Yo tengo en mente una estrategia de boicotear a aquellos que fallan al respetar las reinvindicaciones legítimas de los productores. La investigación conducida por el académico libertario Tom Palmer ha mostrado numerosos ejemplos exitosos de tales boicots organizados. En la década de 1930, por ejemplo, la “Guild of Fashion Originators” consiguió proteger estilos de vestidos y similares de piratería por otros diseñadores sin sin ayuda del poder coercitivo del gobierno.

  Un boicot voluntario es en realidad una herramienta mucho más segura que el gobierno para proteger las reivindicaciones de productores intelectuales, porque, mientras intenta alcanzar un balance pragmático entre el poder económico de los productores y el poder económico de los consumidores, es más probable que un esfuerzo privado alcance un balance análogo entre las reivindicaciones morales de los dos grupos de que lo haga un monopolio gubernamental libre de los incentivos del mercado – la reivindicación moral de los productores por remuneración y la reivindicación moral de los consumidores por información fácilmente accesible.

  Algo más formal puede ser fácilmente imaginado. Al fin de la Edad Media un sistema de tribunales voluntarios fue creado por comerciantes frustrados con las insuficiencias  de la ley comercial provista por el gobierno. Ese sistema, conocido como Comerciante Ley (“ley” siendo el sustantivo y “comerciante” el adjetivo), hacía cumplir sus decisiones únicamente por medio del boicot, y aun así fue extremadamente efectivo. Suponga que productores de productos intelectuales – autores, artistas, inventores, diseñadores de “software”, etc. – creasen un sistema de tribunales análogo para proteger los derechos de autor y los derechos de patentes – o, en vez de eso, reclamaciones de copias y reclamaciones de patentes (una vez que las reclamaciones morales en cuestión, a pesar de frecuentemente legítimas, no son derechos en el sentido libertario). Individuos y organizaciones acusadas de piratería tendrían una oportunidad de defender su caso en un tribunal voluntario, pero si eran considerados culpables se les exigiría cesar, desistir y compensar a las víctimas de su piratería, a través del sufrimiento del boicot.

  ¿Y si ese sistema fuera demasiado lejos y comenzara a restringir el libre flujo de información de las mismas indeseables formas que, he argumentado, hacen las leyes de propiedad intelectual?

  Esa es ciertamente una posibilidad. Pero yo creo que el peligro es mucho mayor con la aplicación coercitiva con aplicación voluntaria. Como a Rich Hammer le gusta apuntar: el ostracismo recibe su poder de la realidad y su poder es limitado por la realidad. Conforme el esfuerzo del boicot aumenta su alcance, el número e intensidad de los deseos fallidos por parte de aquellos que están siendo privados por el boicot de algo que ellos quieren irá acrecentándose. Conforme eso sucede, habrá también un aumento correspondiente en el número de personas que juzgan que los beneficios de atender aquellos deseos (y cobrar una pesada tasa para hacerlo) superan los costes de violar el boicot. Una defensa vigorosa y restritiva además de reclamaciones de copias naufragará en las rocas de las preferencias de los consumidores; una defensa demasiado floja naufragará en las preferencias de los productores.

La segunda historia de Tolkien

  Déjeme concluir con una segunda historia sobre Tolkien y su famosa trilogia. La primera edición del Señor de los Anillos en ser publicada en Estados Unidos fue una edición pirateada de Ace Books. Por razones que olvidé ahora, Tolkien no podía llevar a cabo acciones legales contra Ace. Pero cuando Ballantine apareció con su edición americana oficial del Señor de los Anillos aprobada por el autor, Tolkien inició una campaña contra la edición de Ace. La edición de Ballantine fue lanzada con un aviso de Tolkien en una caja verde en la contracapa declarando que esa era la única edición autorizada y estimulando cualquier lector con respecto a autores vivos que no comprara ninguna otra. Además, toda vez que él respondía a una carta de un fan americano, Tolkien anexionaba una nota de rodapié explicando la situación y pidiendo que el destinatario divulgara entre los fans de Tolkien que la edición de Ace debería ser boicoteada.

  A pesar de que la edición de Ace ser más barata que la de Ballantine, rápidamente perdió lectores y salió de circulación. El boicot fue exitoso.

  Puede ser objetado que los devotos de Tolkien tienden a ser más fanáticos que los lectores medios y entonces se podría esperar que esa estrategia de boicot tuviese éxito en garantizar esa lealtad de forma general. Es verdad. Pero, por otro lado, el boicot de Tolkien fue totalmente desorganizado; simplemente consistió en un entonces decidido profesor británico de lenguaje y literatura medieval garabateando respuestas escritas a mano en las cartas de los fans. ¡Piense en cuan efectivo podría haber sido un boicot organizado!

*Artículo traducido de su versión en portugués en el Instituto Rothbard
2019-01-16T06:09:32+02:00

Leave A Comment